Algún día, hoy «Ángela Becerra»

4.5/5 - (15 votos)

Sinopsis:

Algún día hoy "Ángela Becerra"
Betsabé Espinal

Algún día hoy «Ángela Becerra». Premio de Novela Fernando Lara 2019.
En una noche de tormenta y barro nace una niña bastarda a la que, creyéndola muerta, bautizan con el nombre de Betsabé. Nadie sabe que en su interior lleva la fuerza de la feminidad, así como la magia y la rebeldía que la harán superar todos los obstáculos. Creará un vínculo indisoluble con su hermana de leche, Capitolina, una pobre niña rica, y ninguno quedará indiferente a su mirada de fuego. Ni siquiera Emmanuel, el revolucionario francés salido del Montparnasse más artístico que, al conocerla, caerá enfermo de amor.

Algún día hoy «Ángela Becerra». Basada en un hecho real acaecido en 1920 en Colombia. Narra la historia de Betsabé Espinal, que con solo veintitrés años se convierte en la heroína de una de las primeras huelgas femeninas de la historia. Por otro lado Ángela Becerra construye un monumento a la amistad más pura envolviendo a sus protagonistas en un apasionado círculo de amor que tendrá un sorprendente final.

Ángela Becerra

Algún día hoy "Ángela Becerra"

La escritora Ángela Becerra nació en Cali, Colombia, donde estudió Comunicación. En el año 2000, siendo vicepresidenta creativa de una de las agencias más relevantes de España. También abandonó su exitosa carrera para dedicarse por entero a su gran pasión: la literatura. 

Su primera obra fue Alma abierta (2001), un bello poemario que aborda los conflictos del ser humano en la madurez; De los amores negados (2003), su primera novela, obtuvo el Latin Literary Award 2004 de la prestigiosa Feria del Libro de Chicago y una calurosa acogida de la crítica y de los lectores de España y Latinoamérica. El penúltimo sueño (2005) la consagró como gran novelista.

Con ella obtuvo el Premio Azorín de Novela 2005, el Premio al Mejor Libro Colombiano de Ficción 2005 y, de nuevo, el Latin Literary Award 2006. En 2007, Lo que le falta al tiempo también fue reconocida con el Latin Literary Award como mejor novela de misterio y de sentimientos. En 2009 obtuvo el Premio Iberoamericano de Narrativa Planeta-Casamérica por la obra Ella, que todo lo tuvo, novela a la que le siguió Memorias de un sinvergüenza de siete suelas (2013). Su obra se ha traducido a veintitrés idiomas.

Afincada en Barcelona, tiene un peculiar estilo, que ella misma describe como «idealismo mágico«, en el que baña todas las descripciones de una poesía enternecedora. Considera que es la fórmula perfecta para lograr que la escritura esté al servicio de las emociones. Algún día, hoy es mucho más que una historia de lucha obrera. La autora colombiana ha creado un ramillete de personajes con los que explora vacíos existenciales, pasiones, frustraciones, el sentido de la providencia, los caprichos del destino y las distintas formas de encarar la vida. «Me gusta buscar emocionar a través de la magia y la naturaleza, quiero recuperar esa capacidad de asombro que se tiene cuando se es niño y recuperar la capacidad de llorar cuando un personaje está sufriendo. Los sentimientos no tienen época, aunque, en esta época tan tecnológica, las emociones están pasando a segundo plano. La inmediatez está matando la ilusión».

La autora se permite la licencia de crear para Betsabé una gran amiga, con la que crea «un monumento a la amistad más pura» y, con la que, al mismo tiempo, puede «mostrar que aún viniendo cada una de una clase social con diferencias bestiales, el sometimiento y el aplastamiento a la mujer era igual». Ella es Capitolina, la octava niña de una familia adinerada destinada a ser el varón que manejase el capital. Ese es su primer inconveniente pero, además, sufre el estigma de ser coja en una sociedad de señoritas perfectas. Con ella, el lector descubre una máxima que se repite: «Hemos venido a este mundo a aprender».

«A las mujeres nos tocó lo peor»

Betsabé repite que «a las mujeres nos tocó lo peor», una frase que la autora escuchó durante mucho tiempo de su madre y su abuela. «Llegó un momento de mi vida en el que pensé que ya no se podía pensar más así, me di cuenta de que había que romper esa cadena de maleducaciones. En mi escritura, trato de mostrar en cada personaje femenino la fuerza, la rebeldía y tenacidad para salir triunfadora».

«Ahora se están destapando muchos casos de mujeres que, desde la antigüedad, fueron más influyentes que los hombres que gobernaban. Es el momento de destapar a esos hombres que robaron la inteligencia de una mujer y sus valores. Hubo escritoras y pintoras que firmaron con nombre de hombre para ser aceptadas. En este momento ya ha habido una evolución, el germen está instalado y es imparable».

¿Tienes un Kindle?

También tienes disponible la versión para Kindle de:  Algún día hoy «Ángela Becerra»

Un saco de canicas "Joseph Joffo"

Quizas te interese…