Redmi Note 5



Ahora llega a España el nuevo Redmi Note 5, un móvil que se sitúa como el modelo de la gama Redmi con más potencia y mejor calidad. Durante el pasado MWC ya pudimos tener una primera toma de contacto, pero ha sido durante estas semanas que lo hemos tenido para analizarlo a fondo, probar su autonomía y comprobar qué nos ofrece respecto a otros Xiaomi como el Redmi 5 Plus, con quien guarda un gran parecido.

A la espera del futuro Mi A2, este Redmi Note 5 es el móvil de Xiaomi más avanzado de la gama media y lo será previsiblemente hasta la segunda mitad del año. En India fue presentado como Redmi Note 5 Pro, pero en nuestro mercado lo hace como Redmi Note 5. Un terminal que se caracteriza por una pantalla de seis pulgadas en formato 18:9, procesador Snapdragon 636, cámara doble trasera, una cámara frontal de 13 megapíxeles y una generosa batería de 4.000 mAh, una cantidad similar a la de la generación anterior.

Xiaomi Redmi Note 5: características técnicas

XIAOMI REDMI NOTE 5
PANTALLA5,99 pulgadas 18:9 
2.160 x 1.080 píxeles 
450 nits, ratio 77,4%
PROCESADORSnapdragon 636 
Octa Core Kryo a 1,8 Ghz 
GPU Adreno 509
RAM4 GB LPDDR3
ALMACENAMIENTO64 GB + microSD (hasta 128 GB)
BATERÍA4.000 mAh
CÁMARA TRASERA12+5MP, f/1.9+f/2.0, flash doble, PDAF, vídeos FullHD
CÁMARA FRONTAL13 MP, f/2.0, modo belleza, luz para selfies
DIMENSIONES Y PESO158.6 x 75.4 x 8.1 mm 
181 g
SOFTWAREAndroid 8.1 Oreo 
MIUI 9.5
OTROSLector de huellas trasero, LTE, Dual SIM, WiFi ac, Bluetooth 5.0, GPS, radio FM, microUSB, minijack
PRECIOVer precio

Un cuerpo de aluminio robusto y con grandes acabados

Después de haber probado todos los Xiaomi Redmi, tenía dudas si este Redmi Note 5 iba a suponer un avance respecto a otros terminales con una pantalla de 5,99″ y el mismo formato 18:9. Pero la diferencia principal respecto a otros gama media es la batería. Y esto condiciona todo el diseño del dispositivo. El buen trabajo del fabricante chino ha sido aprovechar el peso extra que provoca la batería de 4.000 mAh para transmitir una sensación más premium.

Cuando tenemos el Redmi Note 5 en mano se siente muy sólido y con unas sensaciones que nos recuerdan a una gama más alta. De hecho, es la combinación del peso, el cuerpo de aluminio y el diseño lo que a veces provoca que pueda confundirlo con otros dispositivos. Es cierto que hoy en día todos los móviles se parecen más y es difícil encontrar cierta personalidad, pero este Redmi Note 5 ya se asemeja más a esa gama media premium donde los acabados están un paso extra respecto a lo visto en el Redmi 5 Plus o el popular Mi A1.

Los bordes superior e inferior entran en lo habitual respecto a lo que hemos visto en la gama media con pantalla 18:9. Las esquinas están poco redondeadas, lo que le da un aspecto de móvil más rectangular. El trabajo de compactación es bueno pero más que en tamaño, debemos destacar lo bien compensado que está. El grosor es de únicamente 8.1mm y se nota que Xiaomi ha optado por mejorar el diseño pero no incrementar la batería pese al aumento de pantalla.El diseño del Redmi Note 5 es muy bueno. En mano se siente sólido, equilibrado y el tacto de la cubierta trasera es agradable. No es un terminal ultra compacto, pero en su interior se esconde una generosa batería sin sacrificar aspectos como el grosor.

El Redmi Note 5 es un gama media para quienes buscan un uso intensivo del móvil. No estamos ante un terminal para llevar en el bolsillo y olvidarse, sino una phablet económica y equilibrada pero con un lógico aumento de peso debido a su batería. En la comparativa con otros terminales de su estilo, vemos que el Redmi Note 5 básicamente calca los datos del Redmi 5 Plus, logra una mejor compactación que el Moto G6 Plus, es más ligero que el Galaxy A8+ pese a tener más batería y es menos grueso que el Zenfone Max Pro M1, quien eso sí logra añadir más batería sin incrementar el peso.

XIAOMI REDMI NOTE 5XIAOMI REDMI 5 PLUSMOTOROLA MOTO G6 PLUSSAMSUNG GALAXY A8+ASUS ZENFONE MAX PRO M1
PANTALLA Y RATIO5,99 FHD+ (77,4%)5,99 FHD+ (77,4%)5,9″ FHD+ (74,4%)6″ FHD+ 18.5:9 (75.5%)5,99″ FHD+ (77%)
DIMENSIONES158.6 x 75.4 x 8.1 mm158,5 x 75,4 x 8,05 mm160 x 75.5 x 8 mm159.9 x 75.7 x 8.3 mm159 x 76 x 8.5 mm
PESO181 g180 g167 g191 g180 g
BATERÍA4.000 mAh4.000 mAh3.200 mAh3.500 mAh5.000 mAh

La parte delantera es bastante lisa. En el borde inferior no tenemos nada, ya que los botones estarán dentro de la pantalla. Afortunadamente mediante la opción de gestos se podrán ocultar, por lo que conseguiremos que el elevado ratio del 77,4% sea aprovechable. En el borde superior encontramos la cámara frontal, el flash LED, el LED de notificaciones y el auricular.

El borde lateral derecho tiene el botón de volumen arriba y el apagado/encendido algo más abajo. El recorrido es bueno aunque no destaca especialmente. El otro costado es liso y el aluminio únicamente esconde la ranura para la doble nanoSIM y microSD. En la parte superior tenemos un micrófono y el infrarrojo. La parte inferior es la más sobrecargada y tenemos el puerto microUSB, jack de 3.5mm, otro micrófono de cancelación de ruido y los altavoces.

La cubierta trasera es de aluminio con un tacto que se parece al del Pixel 2 XL y aunque no se impregna de huellas fácilmente, luego no son tan fáciles de limpiar. Dos franjas arriba y abajo delimitan zonas separadas con un tacto menos resbaladizo pero todo el dispositivo se siente en mano genial pese a no ser totalmente unibody.

El lector de huellas está colocado en la posición central habitual y es bastante preciso y rápido. En la esquina superior izquierda tenemos la cámara doble trasera que sobresale algo más de lo deseado. Pese a ello el móvil no baila prácticamente nada cuando lo dejamos en la mesa.

El Xiaomi Redmi Note 5 incorpora una funda de silicona muy delgada y que se ajusta a la perfección. No creemos que sea la más resistente pero no incrementa el peso, los botones se pulsan fácilmente, hay espacio para todos los huecos y conectores dispone de una pequeña inscripción de ‘Designed by MI’.

Pantalla LCD de 5,99″ con buen brillo y contraste

Es un panel que ya hemos visto en otras ocasiones aunque al final cada remesa es diferente. Con el Xiaomi Redmi Note 5 se opta por una pantalla de 5,99 pulgadas y resolución FullHD+ de 2.160 x 1080 píxeles, lo que nos da una densidad de unos 403 píxeles por pulgada. La tecnología ofrecida es IPS LCD, algo bastante común en la gama media por lo que no encontraremos grandes sorpresas.

Crecemos de las 5,5 pulgadas del Redmi Note 4X a las 5,99 pulgadas en este Redmi Note 5. Un incremento que en el día a día se agradece mucho, aunque como veremos luego tiene sus consecuencias.

Xiaomi sigue acertando con sus paneles LCD para la gama media: buen brillo, contraste y nitidez.

El fabricante chino sigue siendo conservador y de momento son buenas noticias, ya que la pantalla es de buen nivel. La nitidez que tenemos es alta y eso se agradece. En terminales más pequeños este apartado quizás no es tan relevante, pero quien se compra un dispositivo con una pantalla de seis pulgadas es porque va a estar tiempo utilizando el móvil, leyendo páginas o documentos, viendo vídeos o jugando. Y en todos estos usos contar con un buen nivel de detalle siempre viene bien.

El brillo automático suele acertar y en pocas ocasiones hay que ajustarlo manualmente. Tenemos 450 nits de brillo máximo y son suficientes. En exteriores la pantalla puede utilizarse y los reflejos del cristal tampoco serán un impedimento. Los ángulos de visión son buenos y el panel es uniforme, por lo que no notaremos degradaciones de color.

La reproducción de color de este LCD es correcta, con tonos bastante fieles y un buen equilibrio, sin tender hacia colores cálidos ni fríos. Si bien es cierto que hay diferencias en comparación con la pantalla del Redmi 5 Plus. El contraste es algo mejor, pero los colores también están ligeramente más saturados. Todo esto en el mismo modo de pantalla.

MIUI nos deja elegir desde el menú Ajustes > Pantalla entre colores cálidos, estándar y fríos. Además de que el contraste varía entre el ajuste automático, el que utilizaremos normalmente, el contraste algo y el neutro. La respuesta táctil también es buena y en definitiva aunque no estamos ante un panel de primera categoría sí es uno más que suficiente para la mayoría de tareas.

Un sonido correcto y mantenemos el jack de 3.5mm

Para el apartado del sonido contamos con un altavoz en la parte inferior del dispositivo. Se escucha con buena potencia y sin grandes distorsiones, aunque sin una fidelidad especialmente destacable. Muchos móviles incorporan doble altavoz en la parte inferior, pero realmente el sonido solo sale por uno de los dos lados. En este Redmi Note 5 únicamente tenemos agujeros en la parte inferior derecha, pero su calidad es buena.

El Redmi Note 5 cuenta con un altavoz en la parte inferior que produce sonidos vibrantes y sin grandes distorsiones, aunque algo huecos.

No se incluyen auriculares en la caja, pero sí tenemos jack de 3.5mm en la parte inferior. Un agujero que parece predestinado a desaparecer pero que en este tope de gama de la gama Redmi todavía mantienen.

En cuanto a las llamadas, se escuchan también nítidamente en las dos direcciones y es que aquí contamos con cancelación de ruido a través de un micrófono dedicado. Pequeños añadidos que no son tan habituales de encontrar en la gama media y el Redmi Note 5 sí incorpora para ofrecer un sonido ligeramente por encima de las gamas medias más económicas.

El Snapdragon 636 es un paso adelante

Después de probar el mismo procesador durante más de un año ya era hora que Xiaomi diera un paso adelante en la gama media. El Redmi Note 5 monta un Snapdragon 636, un chip que creemos jugará un papel similar al del Snadragon 625 el año pasado. Junto al procesador nos encontramos con 4GB de memoria RAM LPDDR3. Durante la presentación del dispositivo se comentó LPDDR4, pero según los datos de AIDA64 marca como LPDDR3. En nuestro caso hemos analizado la versión estándar.

Este Snapdragon 636 está fabricado en 14 nanómetros, igual que el Snapdragon 625. Sin embargo se utiliza una arquitectura big.LITTLE con ocho núcleos Kryo 260. Se trata de cuatro núcleos Cortex A73 y cuatro A53 modificados para establecer la velocidad de reloj en 1,8GHz. En total, según las cifras de Qualcomm y Xiaomi, ofrece hasta un 40% más de rendimiento que el Snapdragon 625 que lleva el Redmi 5 Plus o el Mi A1.

¿Se nota este cambio de procesador? Pues lo cierto es que sí. Mientras que los Snapdragon 626 y 630 eran bastante similares en el día a día, con este sí hemos notado una pequeña mejoría. Las animaciones van muy fluidas, todo funciona rápido y en una prueba a ciegas entre uno y otro, seguramente casi siempre acertaríamos cuál es el más potente.

El Snapdragon 636 es un procesador excelente para todo tipo de tareas y un paso por delante del Snapdragon 625 a la hora de mover juegos y aplicaciones pesadas.

La GPU que incorpora el Redmi Note 5 es la Adreno 509, una gráfica que rinde especialmente bien y nos permite jugar con soltura a la gran mayoría de títulos. Por poner un ejemplo, el PUBG Mobile, uno de los juegos que más requisitos solicitan en Android, nos funcionará de manera muy fluida con gráficos medios, sin embargo no podremos ponerlos al máximo como sí permiten los chips de la gama 800.

El Xiaomi Mi 6X, hermano del futurible A2, incorpora un Snapdragon 660. Se trata de un procesador más avanzado, pero realmente guarda un gran parecido con este Snapdragon 636 salvo que aquí caemos en velocidad de reloj y GPU. Debemos recordar que pese a ser un gama media avanzado sigue siendo un modelo de la gama Redmi, la familia económica del fabricante chino.

Como es habitual, aquí os dejamos los resultados en benchmarks del Redmi Note 5 y lo enfrentamos a sus rivales. Hemos elegido el Redmi 5 Plus por ser el móvil más parecido, el Galaxy A8 y el Huawei P20 Lite por ser dos modelos con chipsets propios similares en potencia y el nuevo ASUS Zenfone 5 que incorpora la misma configuración.

XIAOMI REDMI NOTE 5XIAOMI REDMI 5 PLUSSAMSUNG GALAXY A8ASUS ZENFONE 5HUAWEI P20 LITE
PROCESADORSnapdragon 636Snapdragon 625Exynos 7885Snapdragon 636Kirin 659
RAM4 GB4 GB4 GB4 GB4 GB
ANTUTU115.51977.221117.533125.35380.986
GEEKBENCH1.334 / 4.852864 / 4.2931.532 / 4.3941.334 / 4.884935 / 3.581

Una autonomía enorme pero seguimos sin carga rápida ni USB tipo C

La gama Redmi Note se diferencia del resto de modelos Redmi por su capacidad de batería. En este caso se incorporan 4.000 mAh, una cantidad ligeramente inferior a los 4.100 mAh que teníamos en el Redmi Note 4X. Es una diferencia menor, pero debemos tener en cuenta que la pantalla también era considerablemente más pequeña.

A la hora de la verdad, la gestión de MIUI es muy buena. No es la primera vez que lo vemos y es que la capa de personalización de Xiaomi es muy agresiva con los procesos y eso tiene una repercusión positiva en la autonomía. Con el Redmi Note 5 no tendremos problemas en llegar al final del día incluso con un uso muy intensivo. Lo normal es que nos dé para dos días con un uso medio a base de redes sociales, fotografía, música y algún juego ocasional.

Los 4.000 mAh en el Redmi Note 5 nos ofrecen entre 8 y 10 horas de pantalla, llegando fácilmente a los dos días de uso completo.

En total conseguimos alrededor de nueve horas de pantalla con un tiempo de uso de más de día y medio. Una batería que convencerá incluso a los usuarios que están constantemente haciendo uso de su smartphone, aunque todo sea dicho, incluso en estos dispositivos se nos agotará a la noche si ponemos el brillo al máximo y estamos viendo vídeos o jugando.

Lamentablemente, en este apartado también hay una nota negativa. Pese a que la autonomía es excelente, el tiempo de carga no lo es tanto. El dispositivo es compatible con Quick Charge 2.0 pero el cargador incluido no trae esta tecnología. A través del puerto microUSB completaremos la carga en un total de casi 2 horas y media, alcanzando de manera lineal un 10% cada diez minutos durante los primeros cuarenta minutos, llegar al 65% al cabo de unos ochenta minutos y al 85% al cabo de dos horas.

Android 8.1 Oreo y MIUI 9.5

Con el Redmi 5 ya habíamos probado MIUI 9.5 estable, pero seguíamos sin tener la última versión de Android. Con este nuevo Xiaomi Redmi Note 5, el fabricante chino corrige por fin uno de sus puntos más criticados. El móvil llega con MIUI 9.5 y Android 8.1 Oreo con el parche de seguridad de marzo.

Las novedades de Android 8.1 son bastante secundarias y MIUI sigue su propio camino, pero pese a ello son muy buenas noticias que los Redmi globales ya puedan disfrutar de la última versión de Android, más ahora que se acerca Android P y no tardaremos mucho en conocer los detalles de MIUI 10.

Nuestro modelo de 64GB nos deja libres 50,31GB, una cantidad más que suficiente para instalar todo tipo de aplicaciones y juegos. MIUI 9.5 es una capa de personalización sin cajón para aplicaciones, muy colorida y con una gran cantidad de aplicaciones propias preinstaladas.

Afortunadamente, todas ellas son utilidades y herramientas por lo que podemos llegar a utilizarlas. Aquí entran desde la aplicación de contactos, calculadora hasta la de radioFM, escáner o grabadora de voz, pasando por apps que están disponibles en la Play Store para todos como su explorador de archivos o Mi Drop.

El rendimiento de MIUI 9.5 es muy bueno, aunque extrañamente hemos notado algunos lag puntuales o aplicaciones que no se abrían. Pequeños problemas que pese a que no son la norma, nos han dado la sensación que esta versión con Android 8.1 Oreo no está tan bien depurada como la que teníamos con Nougat.

Xiaomi por fin nos ofrece un Redmi con MIUI 9.5 y Android 8.1 Oreo. Es una capa consolidada y que funciona bien, pero ya va necesitando una remodelación importante para dar un paso más.

La cantidad de opciones es enorme, como por ejemplo el desbloqueo facial con la cámara frontal de 13 megapíxeles, las aplicaciones duales o la optimización de energía. Es una capa de personalización que ha logrado forjarse su propio espacio. En esta versión 9.5 se introducen además los gestos, muy útiles para esconder los botones en la pantalla y aprovechar las ventajas de las pantallas 18:9.

Deslizar hacia arriba para ir al escritorio, deslizar desde la derecha para ir atrás y deslizar hacia arriba y luego derecha para ir a la multitarea. Son gestos claramente inspirados en el iPhone X y lo cierto es que podrían funcionar mejor. Aquí ya no entramos en un tema de potencia del dispositivo, sino fluidez del propio sistema de gestos. Existen rumores que en la próxima versión de MIUI el comportamiento de estos gestos cambiaría, por lo que las conclusiones de ahora pueden cambiar en un futuro.

El software del Redmi Note 5 es muy similar al resto de móviles Xiaomi pese al salto a Android 8.1 Oreo. Sí se nota que la relación entre el fabricante chino y Google va por buen camino. Mientras que en los dispositivos importados desde China no hay gran rastro de los servicios de Google, en este Redmi Note 5 tenemos tanta compatibilidad con Google Play, Assistant y demás herramientas oficiales como en cualquier otro dispositivo de las grandes marcas. Una normalidad que muestra como Xiaomi se está consolidando en el panorama internacional.

La cámara doble llega a la gama Redmi

En los últimos meses hemos visto como la cámara doble ha ido llegando a dispositivos cada vez más baratos. Gracias al Xiaomi Redmi Note 5, esta cámara doble llega a la serie Redmi. Tenemos un sensor principal de 12 megapíxeles con una lente de apertura f/1.9 y un secundario de Samsung con cinco megapíxeles con una lente f/2.0. Contamos además con enfoque contínuo, dual flash LED y posibilidad de hacer fotos con el modo retrato, una característica muy demandada y para la que el Redmi Note 5 está capacitado.

Pero además de la cámara doble, Xiaomi aprovecha el desembarco del Redmi Note 5 para mostrarnos su nueva aplicación de cámara de MIUI, que también vimos en la gama alta con el Mi Mix 2S. No estamos ante una revolución, pero sí se han modificado los menús para hacerlos más accesibles. En general la aplicación se siente mejor, funciona bien y es algo más fácil de acceder a cada ajuste. En la pantalla principal tenemos el panel de fotos, con botones para los filtros, el HDR, el temporizador y los ajustes.

El principal cambio es que deslizando podemos acceder al vídeo, el modo retrato, modo cuadrado, panorámica y un modo manual muy sencillo que nos permitirá ajustar el balance de blancos y la ISO.Xiaomi aprovecha la actualización a Oreo para cambiar el diseño de su aplicación de cámara. Tenemos el mismo tipo de ajustes pero podremos acceder a ellos de forma más fácil.

Mira lo que dicen los clientes que lo compraron.

Se agradece que Xiaomi haya rediseñado la aplicación, aunque todavía sigue siendo algo básica y alejada de las más completas y mejor diseñadas. Aún así, otro paso en la buena dirección. Vamos a ver qué tipo de fotografías podemos obtener con la cámara trasera.

El rango dinámico es correcto y aunque echamos en falta algo más de contraste y viveza en los colores, para una cámara de este rango de precio está muy bien. Si bien es cierto que esperamos algo más en el sucesor del Mi A1, este Redmi Note 5 ofrece fotos ligeramente mejores que su hermano, el Redmi 5 Plus.

En definitiva el Redmi Note 5 es un teléfono que en relación calidad precio y usabilidad para nuestro día a día es mas que suficiente y muy recomendable además.